PolíticaPortada

Preocupación de diputados radicales ante la clasificación de vejez como “enfermedad”

Diputados nacionales de la UCR, encabezados por Martín Berhongaray (La Pampa) presentaron un proyecto para que el Poder Ejecutivo Nacional informe, ante la preocupación que genera la intención de la Organización Mundial de la Salud, de incorporar a la vejez en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados, a publicarse en enero de 2022.

Los legisladores indicaron que “esa declaración es contradictoria con la proclamación de la misma OMS de la Década del Envejecimiento Saludable 2021-2030”, y quieren saber si los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Salud Pública están al tanto de la intención de la OMS y si las dependencias competentes del PEN han advertido la contradicción.

Además, si esas dependencias comparten el concepto de que “esa declaración es un error conceptual, toda vez que durante la vejez, al igual que durante las demás etapas del ciclo vital, se producen modificaciones bio-psico-sociales sin que per se ocurran lesiones o trastornos definidos como enfermedad”.

Martín Berhongaray (La Pampa)

Destacaron que esas mismas dependencias apuntan a varios conceptos derivados de la inclusión de la vejez como enfermedad porque no cuenta con bases científicas cuantitativas y cualitativas sólidas; consolida un concepto falso en torno a esta etapa de la vida; promueve estereotipos y prejuicios negativos, sumamente difíciles de revertir una vez que se naturalizan; fomenta el desarrollo de creencias, conductas, prácticas sociales y discursivas, políticas económico-sanitarias “viejistas”, es decir, discriminatorias contra las personas por el solo hecho de ser mayores”.

También señalaron que existe una contradicción “en el intento de inclusión en curso y la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, entre otros documentos internacionales”.

Finalmente preguntaron “si existe un plan de acción diplomática dirigido a evitar la inclusión mencionada, y un plan de acción interno para prevenir, erradicar y sancionar toda forma de viejismo cultural, toda vez que las personas mayores tienen la misma dignidad, derechos y libertades fundamentales que el resto de los integrantes de la sociedad”.